sábado, 12 de mayo de 2012

Paco Elvira: insólito y cotidiano

Cuando conoces a Paco Elvira te das cuenta de que estás delante de un buen hombre. Cuando hablas un poco más con él, te sorprende su humildad. Y cuando conoces su trabajo y trayectoria, sabes que estás ante un gran fotógrafo y fotoperiodista. Podría empezar a enumerar todos los proyectos en los que ha participado, los países que ha visitado como profesional, sus logros laborales,... pero prefiero presentarlo como Paco: un hombre sencillo que me introdujo en la fotografía de reportaje cuando yo aún era estudiante de Periodismo. Pese a todo, si os interesan esos detalles, os invito a visitar estos enlaces: Fotografies (Tv3)Autor del mes (Instituto Cervantes), Paco Elvira (Wikipedia)

Paco Elvira fotografiado por Laura Guerrero.

-¿Como definirías a un buen fotógrafo?
Alguien que toma imágenes que sorprenden y no dejan indiferente, bien sea por su originalidad o porque éstas hacen aflorar sentimientos diversos.
-¿Ser fotógrafo debería ser siempre algo vocacional?
Siempre. Aunque apasionante, ser fotógrafo es una profesión dura. El no desistir y luchar al máximo para obtener la mejor foto posible requiere grandes dotes vocacionales.
-¿Cuál crees que es el poder de la fotografía?
Su gran poder -por encima de otros medios visuales como la imagen continua- es que el espectador puede detenerse ante una foto todo el tiempo que quiera para observar todos los detalles que han quedado congelados para siempre en una fracción de segundo.
-Cuando la gente usaba cámaras analógicas se tomaban las fotografías con mucho más cuidado, ¿crees que ahora se hacen demasiadas fotografías? ¿Han perdido, de algún modo, su valor?
Fotografía de la última luna llena de Barcelona.
Sí. Actualmente se toman demasiadas fotografías. Como decía Henri Cartier-Bresson fotografiar es poner en el mismo punto de mira ojo, mente y corazón. La mayoría de las fotos que se toman hoy en día son simplemente una captación mecánica de lo que la gente tiene delante sin ninguna intención ni reflexión. No es que hayan perdido su valor, pero hay que buscar muchísimo más entre la paja para separar el trigo.
-¿Qué te hubiera gustado fotografiar y no has podido?
He fotografiado durante 25 años el conflicto de Irlanda del Norte que fue mi primer tema internacional siendo muy joven y que he publicado en medios como Interviú o dominicales como el de El Periódico, La Vanguardia o El País. Me falta volver para fotografiar el Ulster en paz y cerrar definitivamente el ciclo.
-¿Se puede hacer buena fotografía a través un móvil, por ejemplo?
Sí. Siendo muy consciente de sus limitaciones. Por ejemplo, yo no lo hago nunca. En vez del móvil utilizo una pequeña cámara compacta.
-¿Existen diferencias entre un fotógrafo profesional y un paparazzi?
La definición de fotógrafo profesional es la de alguien que vive de la fotografía. Hay muchos paparazzi que viven de la fotografía, tienen muy buen equipo y muy buena técnica a la hora de usarlo. Las diferencias, más que en la profesionalidad, estriban en los temas que tocan y la manera de abordarlos.
-¿Hasta dónde debería llegar el retoque fotográfico?
Para mí hasta donde se podía llegar antes en laboratorio. Reencuadres, oscurecer o aclarar zonas, contraste, saturación, etc. Nunca hasta manipular la realidad añadiendo o eliminando elementos, ni modificando cuerpos o caras que en realidad no son así.

Paco en la ciudad italiana de Bérgamo.

-¿Qué es lo mejor de ser profesor?
Lo mejor de ser profesor es el poder transmitir toda mi pasión por la fotografía. Al mismo tiempo creo que se produce un intercambio muy importante. Aporto toda mi experiencia y conocimientos, pero a la vez los alumnos -mucho más jóvenes- me hacen estar al día de todo lo que acontece y de los cambios que se producen con una visión más fresca. Si no diera clases sería muchísimo más viejo mentalmente.
-¿Te ha ayudado la fotografía a la hora de escribir tu novela Un día de mayo? ¿Creas, quizá, fotografías mentales que después describes? ¿O partes de fotografías existentes?
Por supuesto que me ha ayudado mucho. He tenido que practicar y trabajar mucho para adoptar un medio de expresión, el escrito, que tiene otras técnicas muy diferentes al de la fotografía. Y sobre la segunda pregunta, hago las dos cosas: hay mucho real y biográfico en la novela, entonces utilizo las fotos que tomé para convertirlas en una descripción escrita. Y en la parte de ficción, primero me imagino la escena como si de una foto se tratara y luego la explico mediante palabras.
-¿Hasta qué punto las redes sociales te han ayudado a difundir tu trabajo y a darte a conocer?
Rayos sobre la Gran Via de Barcelona.
Muchísimo. Hoy en día son unas herramientas indispensables para un comunicador y para alguien que quiera mostrar su trabajo. El efecto de compartir y difundir a través de la red tiene un efecto multiplicador exponencial espectacular.
-¿Ya sabes cuál es la clave para que una entrada de tu blog llegue a un gran número de personas?
No, no lo sé. A veces lo intuyes, porque aparece un tema de rabiosa actualidad y tu tienes algo original que aportar. Entonces hay que intentar ser muy rápido. El último ejemplo es la entrada El Mundo usa una foto de Martín Sampedro en una portada. Por qué se piratean fotos impunemente en España. Tenía información privilegiada relacionada con el tema y pensé que era el momento de aprovecharla, aunque fuera de una manera genérica y mantiendo el secreto de las fuentes. La entrada corrió como la pólvora difundida, y fue compartida a través de Facebook y Twitter.
-¿Qué otros proyectos tienes en mente?
Dos proyectos que tengo en mente y que van por buen camino son un par de libros: Uno sobre la serie de mi blog Fotos desde mi ventana y el otro sobre el tema de Irlanda del Norte. En principio ya estoy en conversaciones con dos editoriales diferentes interesadas. Por otro lado, están a punto de salir dos libros de fotografías en los que decido qué fotos saldrán. Uno es sobre la Segunda República Española y el otro sobre la Segunda Guerra Mundial, ambos estarán editados por Lunwerg (Elvira se encargó de esto mismo en un libro publicado recientemente sobre la Transición Española).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada